viernes, 15 de enero de 2010

MALDITO AVATAR: EL CINE DE 2009 (1)



Mejores películas estrenadas en salas españolas en 2009:



1. Malditos bastardos (Quentin Tarantino)



2. Anticristo (Lars Von Trier)



3. Paranoid Park (G. Van Sant)



4. Avatar (J. Cameron)/Gamer (M. Neveldine y B. Reynolds)



5. Import-Export (U. Seidl)



6. La clase (L. Cantet)/Un conte de Noël (A. Desplechin)



7. Still Walking (Hirokazu Kore-eda)



8. The Box (R. Kelly)/Adventureland (G. Mottola)



9. El curioso caso de Benjamin Button (D. Fincher)



10. Watchmen (Z. Snyder)/Star Trek (J. J. Abrams)



Mejores películas no estrenadas en salas españolas en 2009:



1. Serbis (Brillante Mendoza)



2. The Sun (A. Sokurov)



3. The Hurt Locker (K. Bigelow)/A Serious Man (los Hnos. Coen)



4. Synecdoche, NY (Ch. Kauffman)/Two Lovers (J. Gray)



5. Tokyo Sonata (K. Kurosawa) / Thirst (Park Chang-wook)



6. 35 Rhums (C. Denis)/ À l´aventure (Jean-Claude Brisseau)



7. Woman on the beach / Day and Night (Hong Sang-Soo)



8. The Sparrow (Johnnie To) / Dream (Kim Ki-duk)



9. Le silence de Lorna (los Hnos. Dardenne) /The Girlfriend Experience (S. Soderbergh)



10. Martyrs (P. Laugier)

17 comentarios:

joselop44 dijo...

Alguna no las he visto, así que mejor no opino.
Saludos

Fausto Maijstral dijo...

A lo mejor te interesa esa lista del mejor de la década: http://www.filmlinc.com/fcm/jf10/best00s.htm (De hecho, cual sería la tuya?)

Fran J. Ortiz dijo...

Estupendas las listas: me alegra ver que no soy el único que disfrutó con THE BOX de Richard Kelly.

No obstante, para mí la mejor fue REVOLUTIONARY ROAD de Sam Mendes.

De las inéditas que cita, la de Soderbergh no está mal, pero me entusiasmó MARTYRS. Y tengo preparadas para ver las de Bigelow y Chan-wook.

Por cierto, qué ganas de ver la de James Gray, después de la genial LA NOCHE ES NUESTRA.

Mis favoritas, aquí:
http://abandonadtodaesperanza.blogspot.com/2010/01/el-cine-del-2009-nuestro-top-para.html

Un abrazo.

luna dijo...

Ay, Juan Francisco!
reconozco que con Avatar me quedé dormida en la primera parte.


Malditos Bastardos sí es mi favorita.


Un bisou.

Portnoy dijo...

La comparación entre las películas que se estrenaron y las que no es significativo de hacia dónde nos dirigimos.
Por cierto, Thirst es pésima.
un saludo

Alvy Singer dijo...

Enhorabuena. Una de las mejores selecciones so far. No se pierda el último De Oliveira!

jose dijo...

El único reparo importante a la lista de las películas estrenadas en la dupla de la cuatro. No me gustó especialmente Gamer (no para ponerla entre las diez mejores películas del año)y creo que Avatar es una película con tanta fecha de caducidad como el anterior monstruo de Cameron, Titanic, que cada vez tiene más aspecto de telefilme grandilocuente. Watchmen, que es una adaptación ejemplar, me parece mucho mejor que ambas. Y a pesar de mi enorme admiración por la filmografía anterior de David Fincher, tampoco aprecio mucho Benjamin Button, que me parece un intento demasiado premeditado de llevarse unos cuantos oscars a casa...
Y creo que la lista de las diez mejores películas del año no estaría completa sin la magnífica Drag me to hell de Raimi. Y sin Déjame entrar.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y críticas.

No es fácil contentar a todos, pero ya se sabe que una lista ha de ser todo lo singular y provocativa que pueda. En este sentido, aunque los Globos de Oro avalen Avatar, el acoplamiento Avatar/Gamer en la cuarta posición busca electrocutar las posiciones adocenadas de la cinefilia al uso. Me encanta Watchmen, a la que dediqué un post entusiasta en su estreno, pero como adaptación no propone casi nada que no esté ya en el cómic de Moore y Gibbons, mientras Avatar y Gamer corren sus riesgos y avanzan y proponen cuestiones que hoy en día, por muchas razones, deberían interesarnos más, con independencia de las modas del día o los estilos dominantes.
Sin embargo, en mi lista nunca estaría la última de Raimi, que no me interesó demasiado y me parece muy banal en su exhibicionismo de un terror de síntesis ya desfasado. Y Déjame entrar, que me gusta, no termina de entusiasmarme: su propuesta de un cine social de matriz noreuropea pasado por el tamiz del género de vampiros no es convincente...

Hoy, ya que la he visto, podría incluir con ciertos reparos la de Oliveira, sobre todo por el tramo final y la belleza de algunos planos, aunque me parece un producto del agotamiento de una manera más que una propuesta lograda...

Es pronto para mi lista de la década, pero sin duda Mulholland Drive e In the mood for love, las dos primeras de la lista de Film Comment, ocuparían un lugar de honor en ella...

Thirst no es tan mala, tiene secuencias brillantísimas, y aunque no soy acérrimo de su director me ha interesado más que otras suyas. Reconozco que el cine coreano no pasa por su mejor momento, tal vez mi apuesta por Dream y por Thirst busque conjurar esta sensación...

Lo que más echo en falta, sin embargo, es cine chino: varias de mi preferido Jia Zhang-ke están pendientes de estreno. Será que, como muestra Jordi Costa en su estupendo Mis problemas con Amenábar, la crítica española (y la distribución y la exhibición) sigue tomándose una copa interminable en un bar veneciano (pun intended) mientras el jurado otorga el león de oro al gran director chino...

Y, en cualquier caso, el aplazamiento sine die del estreno de Kinatay de Brillante Mendoza (por hablar del más exportable de los nuevos directores filipinos) es de juzgado de guardia...

Mi conclusión es aún peor que lo enunciado en el post: la política persigue convencernos de que la única alternativa al cine americano es el cine español, cualquier cine español, y si para eso hay que restringir las políticas de distribución de cine asiático y europeo, hágase sin contemplaciones. Business is business, y en España el business pasa por las políticas culturales, no se olvide...

observer dijo...

bravo

Fausto Maijstral dijo...

Me gustó Drag me to Hell, pero no la pondría en mi lista. Me parece una buena renovación del espíritu humor / horror de serie B de Evil Dead. Claro que es una película desfasada pero de ahí viene el encanto. Comparto tu opinión acerca de Déjame entrar que no es, ni mucho menos, la renovación del genero vampiresco anunciada con demasiada prisa por aquí. Une película social de un país donde el famoso modelo social se está muriendo, eso sí. Yo creo que todavía se hacen buenas películas en Corea. Las de Hong Sang-Soo, por supuesto, o una que vi hace algunos días: Madeo (Mother) de Joon-ho Bong. Me parece menos impresionante que su Memories of murder, pero es muy buena. También se dicen grandes cosas de Ddongpari (Breathless) que no he visto todavía.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Me alegra saber que las dificultades del cine coreano más creativo no son tantas como había oído. Sí, las películas que citas parecen interesantes. Thirst desbancó a Mother en Cannes. Y Hong Sang-soo está en mi lista porque es un gran director rohmeriano. Este es otro aspecto interesante del cine asiático de las últimas décadas: la filiación europea de muchos de los directores más importantes. Cuando en Europa apenas si tienen herederos, Antonioni, Rohmer y Godard han marcado con su impronta a cineastas chinos, taiwaneses, hongkoneses, filipinos o coreanos...

El problema de Avatar en China, por cierto, merecería un análisis detenido...

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Para alimentar el debate no me resisto a reproducir en todo caso lo que un escritor de ciencia ficción tan serio como Greg Egan, que no ha gustado de los esplendores de Avatar, dice, sin embargo, sobre ella: “if you want to see the technical state of the art right now, go ahead and pay your share of Avatar's nine-figure budget. Think of it less as a piece of entertainment than a glimpse of the kind of day-dreams your not-too-distant descendants might well be scripting and directing in real time themselves.”

Anónimo dijo...

Ayer mismo vi Thirst, y me gustó, aunque sólo sea porque es el mejor mash-up vampírico que he visto en mi vida. Y encima todavía tiene algo de hueco para sacarse de la manga alguna que otra vuelta de tuerca marca de la casa.

¿A alguien le gusto Southland Tales?

A mí me parece un despróposito, pero un despropósito alucinante; me parece más interesante que Donnie Darko, o que The Box. Southland Tales tiene escenas que son puro Lynch. Algunas de ellas no funcionan y hacen que la película se caiga literalmente de la pantalla. Pero cuando funcionan, son increíbles.

Watchmen me pareció acartonada (la vi en la pantalla del portátil, todo hay que decirlo), pero tampoco es que sea muy fan del comic o de Moore en general.

Martyrs me pareció regular (no sé, estaba esperando que me cambiase la vida o algo), pero tiene momentos (como ese plano kubrickiano, que es el núcleo de la película) que me fascinaron.

Que no se hayan estrenado películas como Synecdoche o The Hurt Locker, pues dice bastante poco de la cultura cinematográfica de este país.

Todavía tengo pendiente Malditos Bastardos.

Y bueno, ¡esto ya es la repanocha, estoy enamorado de este blog: ¡si hasta citan a Greg Egan!

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

En este blog somos devotos de Southland Tales, otra de esas maravillas que siguen pendientes de estreno en España aunque fuera en DVD. Vuelta a ver es aún mejor, una de las grandes sátiras de la "América" de la era Bush, que, no nos engañemos, sobrevive intacta bajo el barniz de Obama...

carlos maiques dijo...

El 29 de Enero parece que sí se estrena The Hurt Locker, creo que con el título de En territorio hostil (¡!) Pero esa, como tantas de la lista, merecen una buena pantalla y sonido. Cabrera Infante se emocionaba con Bigelow, y la verdad, esta directora filma con mucho nervio -en la reseña del NY Times se comentaba el perfil casi peckinpahniano de sus personajes-

Algo me salgo del asunto, pero te puede interesar, aunque dudo que lo desconozcas. Una escapada a una librería o tienda de cómics y revisa Ronin, de Frank Miller. Es de 1983, y mucho de lo que sale en Avatar o Gamer te sonará, eso sí, con samurais y biocircuitos. Se dice que van a adaptarla -una más- al cine, pero a ver cómo lo hacen. Un saludo y hasta otra.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Sí ya sabía lo del estreno tardío de la Bigelow, motivado por las nominaciones a los Globos y probables Oscar. Al no ganar nada en los primeros quién sabe si no esperarán los exhibidores a ver qué pasa en la academia con las estatuillas alopécicas...

A Cabrera le gustó Bigelow en sus comienzos, pero aún recuerdo el gesto despectivo con que, charlando con él durante la promoción de Cine o sardina, me espetó un "Its a mess" dirigido a Strange Days, que él detestaba y yo reverenciaba. Pasó lo mismo con Lost Highway, el mismo gesto, el mismo desprecio, en la misma conversación. Me vengué con afecto del maestro despreciando a Besson, que él admiraba no entiendo aún por qué. Por fortuna, los dos amábamos a Bresson...

Gracias por recordarme el parentesco de Ronin con estas dos cintas. Lo revisaré.

Un abrazo.

jose dijo...

Anoche tuve el dudoso honor de asistir al estreno de La herencia de Valdemar, tremendo insulto del cine español a Lovercraft, Poe, LeFanu y toda la tradición gótica. Sigo pensando que la película contemporánea que hemos ha reproducido el espíritu lovercraftniano, sin estar basada en ninguno de sus relatos, es la gran En la boca del miedo, de John Carpenter, que ya tiene unos cuantos añitos...

Celebro encontrar a otras personas que también han visto y disfrutado Southland Tales. Y comparto la opinión de que el remix de terror ochentero y la falta de pretensiones de la peli de Raimi la convierten el mejor espectáculo palomitero del año, aunque comprendo que no todo el mundo esté de acuerdo.