sábado, 5 de febrero de 2011

COSAS QUE MERECE LA PENA LEER ANTES DE QUE COMIENCE LA CUENTA ATRÁS


El gran desfile de la soledad de todos los tiempos, la soledad y sus palabras, la literatura.

Manuel Vilas

Apenas si hay diferencia entre dar a los clientes lo que quieren, o inducirles a querer lo que se les da.

Steven Shaviro






19 comentarios:

Álvaro Quintana dijo...

Leyendo para mí la novedad del año: las memorias del gran Claude Lanzmann, desmedido y afilado como siempre:

http://www.elpais.com/articulo/portada/egolatra/sincero/elpepuculbab/20110115elpbabpor_10/Tes

Me apunto la guía de "Mad Men", y dentro de poco espero adentrarme en Lethem. Aún no he leído nada suyo. ¿Qué libro me recomendarías para empezar?

Anónimo dijo...

¿A qué se refiere con "la cuenta atrás"? ¿a sus post sobre esos libros?

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Hola, Álvaro, me alegra tenerte por aquí. Sí, ya había visto el lanzamiento de Lanzmann. Lo que demuestra su libro, o la recepción del mismo por los medios de la cultura oficial, es que para ser "desmedido y afilado", como bien dices, nada mejor que tener una tragedia humana detrás de la envergadura moral de la Shoah. Sin eso, dudo mucho que le consintieran esa actitud...

En cuanto a Lethem: hay mucho donde escoger, yo empecé por Cuando Alice se subió a la mesa y seguí con Huérfanos de Brooklyn y La fortaleza de la soledad, pero quizás esta última te dé con mayor exactitud la medida total de su talento...

Anónimo dijo...

Ayer vi ese libro sobre Mad Men pero creo que sólo incluía las dos primeras temporadas. ¿Sabe si tienen pensado publicar otro con el resto? Gracias.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Sí, el libro de Mad Men tiene esa limitación, pero carece de importancia ya que lo que se dice de la serie vale para todas las temporadas emitidas y las que aún están por venir. Echarás en falta sinopsis de la tercera y la cuarta temporadas, pero todo lo demás es suculento y valioso para el admirador de la serie...

Álvaro Quintana dijo...

Ciertamente, si no hubiese rodado "Shoah" nadie escucharía las salidas de tono de Lanzmann, pero supongo que eso es lo que pasa con cualquier personaje público: la celebridad convierte cualquier opinión suya (ya sea sensata o un desvarío) en un titular. Lo que llevo de libro (100 páginas, 1/5 parte) me está pareciendo estupendo y muy recomendable.
Apuntada "La fortaleza de la soledad", qué título más supermaniano.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

De todos modos, lo leeré, gracias por la recomendación. Sí, el título viene de ahí, precisamente. Ya verás qué partido le saca a la mítica de los superhéroes y a sus accesorios voladores... Alvy Singer ha contado muy bien en Padres ausentes su relación con el cómic de la muerte de Supermán...

Álvaro Quintana dijo...

Hablando de superhéroes y sus accesorios voladores:

http://www.youtube.com/watch?v=cglKuOsSklk

Si no lo suelto reviento, jaja. Siempre he sido más de Marvel que de DC (llegaban en mayor número al quiosco de mi pueblo) pero al final todos los mundos superheróicos tienen bases similares.
Es una pena que la guía de Mad Men que citas sólo trate de las dos primeras temporadas pues son las dos siguientes, a mi juicio, las que dan el do de pecho en la serie. De hecho, el momento en que pasa de "muy buena" a "obra maestra" es a partir del viaje de Draper a California, al final de la 2ª temporada. En mi opinión, ahí la serie encuantra el ritmo perfecto.

joselop44 dijo...

Tomo nota sobre alguno de ellos. Me ha apetecido leerlos.
Saludos.

shangrilaediciones dijo...

Estoy deseando leer el "Chronic City" de Lethem. Por ahí ya ha salido alguna voz diciendo que se trata de un texto menor. Veremos. De estas afirmaciones no me fío un pelo.

El libro sobre "Mad Men" está muy bien, pero aunque sirva en general para toda la serie, sí que "me falta" que no esté presente de alguna forma la magnífica cuarta temporada.

Un texto de Bolaño, a pesar de, siempre es Bolaño.

Me apunto alguno de los otros títulos. Resulta muy sugerente el del ensayo.

Un saludo,
Jesús

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

De menor nada, lo diga quien lo diga, comenzando por sus dimensiones, harto respetables y siguiendo con sus ambiciones y logros. Es otra de sus grandes novelas, una crónica impecable de la conversión de NY en un simulacro de sí mismo. Estoy preparando la crítica, ya diré más en cuanto la tenga.
En cuanto al libro de Mad Men, sí, estoy de acuerdo en lo que dices, aunque me encantó la primera y la segunda temporada me entusiasmó, la tercera mantuvo la tensión y la cuarta alcanzó la cima, pero lo estoy disfrutando igual. Por desgracia la mecánica de las teleseries nos obligaría a esperar hasta su conclusión para la publicación de una monografía y no creo que a los fans nos guste esa dilación. Imagino que algún día McLean se animará a revisar su imprescindible guía tomando todas las temporadas como referencia, qué gozada...

Un abrazo,
JF

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Álvaro, genial el clip de Family Guy, como todo en esa serie de mi admirado MacFarlane. Al decir "bases similares" me imagino que estás pensando en el fondo del váter que superwoman cabalga con esa gracia inimitable con que las superheroínas de la fantasía masculina cumplen estrictamente con sus necesidades más íntimas y secretas, ¿no?...

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

Gracias, José, Por tu visita. me alegra que te interesen los libros que recomiendo...

Un abrazo,
JF

Álvaro Quintana dijo...

Juajuajua, pues más o menos sí, releyendo algunos de tales cómics asusta lo jodidamente adolescentes que son, y sólo en las acepciones negativas de la palabra adolescente (si las hay positivas): pueriles, simplones, faltos de cualquier contacto con la realidad, sexualmente reprimidos... Ojo, hay algunos que se salvan de la quema, pero en general sorprende que la industria comic-bookera haya sobrevivido tanto tiempo.
Ahora Hollywood, ese gran reciclador de porquería, les está dando algunos soplos de vida.

Francisco Machuca dijo...

De nuevo tenemos ciertas coincidencias,mi querido amigo.Tengo en mi mesa de noche a David Van,Michel Onfray,a Bolaño,Tristan Garcia,Pablo Muñoz y a Pérez Zúñiga.El resto;ya estoy en la librería buscando.Respecto a La guerra de la doble muerte me ha hecho pensar en otro libro que no tiene nada que ver,pero le cuento:
Acabo de leer una novela que en su momento dudé,pero me pudo la curiosidad:Guerra Mundial Z,de Max Brooks.Dudé,de verdad,pero debo decirle que he disfrutado muchísimo.
Gracias,su blog es imprescidible para mi.
Un fuerte abrazo.

Nathan Z. dijo...

"Chronic City" me ha gustado mucho-muchísimo. Leer novelas así es una putada, porque luego, la que lees a continuación no es tan buena, y claro, tú quieres seguir leyendo novelas que te hayan gustado tanto-tanto como "Crhonic City". Pero de esas ahí pocas...

LIU dijo...

Chronic City es una mala novela, aunque siempre se puede encontrar la manera de "venderla" como magnífica. Lo mismo que Punto Omega, de de Lillo. Es formidable conseguir que un lector se sienta imbécil si este tipo de novelas le parecen un fiasco.
Ay, estar en la onda!

LIU dijo...

Chronic City me ha parecido una novela muy mala, tanto como Punto Omega. Y De Lillo me gusta casi siempre. Pero siempre hay formas de venderlas como magníficas.

JUAN FRANCISCO FERRÉ dijo...

María José: Llamar malas novelas a Chronic City y Punto Omega plantea un problema serio para quien lo dice. Como poco, le obligaría a definir qué entiende por una novela buena y nombrar algunos ejemplos de tal especie. No cabe otro remedio si uno quiere ser bien entendido y no pasar por alguien que sólo pretende distinguirse despreciando lo que otros supuestamente destacan también para distinguirse (ay, qué daño ha hecho Bourdieu). Esa es la paradoja, ¿no?
Por otra parte, desde que comenzó la modernidad cultural y literaria, como sabes bien, lo que algunos consideramos grande y magnífico desde un punto de vista estético no tiene que complacer a todo el mundo ni, mucho menos, ser parte de un consenso siempre sospechoso. En suma, ya no se puede escribir la historia de ningún arte sin caer en la cuenta de que muchas de las grandes contribuciones artísticas y literarias se hicieron contra el gusto mayoritario o minoritario y, a menudo, desde una posición de orgulloso y solitario esnobismo, sí, plenamente autoconsciente. Así en el pasado como en el presente y, espero, en el futuro...

Un placer tenerte por aquí.