viernes, 29 de enero de 2021

RESETEO


  [Publicado en medios de Vocento el martes 26 de enero]

 Trump se marcha y muchos piensan que con eso se acabaron los problemas. Trump ha sido desahuciado de la Casa Blanca y esta tiene un nuevo inquilino. ¿Y ahora qué? ¿Ha cambiado algo en el mundo? Hasta donde sé la pandemia intensifica su ataque brutal a la vida en todas partes. Tiene razón Bill Maher, el sarcástico showman de HBO, cuando dice que los asaltantes del Capitolio aciertan diagnosticando los problemas y solo se equivocan eligiendo a Trump como solución.

Así lo hizo Ashley Babbitt, líder radical abatida por el disparo de un agente. Sirvió a su país como militar durante catorce años y al licenciarse montó un negocio con su marido. Para mantenerlo a flote, según Maher, obtuvo un préstamo bancario a un interés abusivo. Esto ocurrió en California, estado demócrata. La indignación la condujo a morir defendiendo la falsa justicia del tramposo Trump. Otra vida sacrificada en nombre de la quimera americana y el sueño democrático que produce monstruos económicos. Clint Eastwood, imagino, no tardará en dirigir una película sobre ella.

En América, como les gusta llamarse, prosiguen haciendo historia y escribiéndola con mayúsculas. Reconozco que sentí envidia y cierto resentimiento el otro día viendo en directo la toma de posesión de Biden.  Qué quieren que les diga. Puestos a tener una imagen de marca nacional prefiero Lady Gaga a Isabel Pantoja. Prefiero una diva glamurosa vestida de Schiaparelli a una folclórica revestida con harapos de melodrama lorquiano y miserias de Mediaset.

Aquí seguimos enraizados en lo más nuestro, como dicen los cronistas cortesanos. El politiqueo bajuno y la incompetencia sistémica. La gestión de la covid se comenta sola. La padecemos a todas horas. Pero el chalaneo partidista sobre las elecciones catalanas y el capital electoral del ministro Illa rellenaría varias tesis doctorales de esas que a Sánchez le gusta escribir de vez en cuando para distraerse. Aunque a Sánchez, en esta coyuntura crítica, le tiran más los discursos fantasiosos pronunciados en tono grandilocuente y las falacias propagandísticas.

Algunos aguafiestas hablan del Gran Reseteo propuesto por el Foro Económico Mundial como del Apocalipsis. La desesperación alcanza tal nivel que ya hay quien reclama en redes sociales con ironía, vista la ineficiencia dominante, una invasión alienígena. La intervención milagrosa de los extraterrestres en la salvación del planeta. La verdad no tiene color político. Necesitamos con urgencia un reseteo mental. Como cultura y como país.  

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Si es cierto se llaman America Te cuento con Trump o con Biden se vive igual El pais se maneja solo.Esta lleno de gente
Vienen de todas lados del mundo a vivir aquí Se vive bien con cualquier presidente. Yo soy argentina ciudadana norteamericana
Me han gustado tus textos hasta pronto muchacho

RECOMENZAR dijo...

y antes de escribir tendrias que vivier aqui Es imposible por lo que dicen los diarios o las mentes con broncas hacia este maravilloso pais America que opinen besitos